Tag Archives: FIDA

El Cambio Climático y sus consecuencias en la pequeña agricultura

fida-itusersLos pequeños agricultores son algo más que simples víctimas del cambio climático, según un informe del FIDA

Lima, Perú, 05 de diciembre 2014.— Los pequeños agricultores de los países en desarrollo no pueden considerarse simples víctimas del cambio climático, sino que son parte esencial de la solución al calentamiento global, según un informe del Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA).

La Ventaja de los pequeños agricultores”, un informe sobre la respuesta del FIDA al cambio climático, demuestra de qué forma las inversiones en el acceso a información meteorológica, la transferencia de tecnología y la preparación para la pronta intervención en caso de desastre están ayudando a los pequeños agricultores de ambos sexos a obtener los alimentos necesarios para sí mismos y sus familias en un planeta donde las temperaturas aumentan cada vez más, además de a rehabilitar los ecosistemas degradados y reducir la huella de carbono de la agricultura.

Para nosotros, los pequeños agricultores son parte importante de la solución al problema del cambio climático”, afirmó Kanayo F. Nwanze, Presidente del FIDA. “En los países en desarrollo, unos 500 millones de pequeñas explotaciones producen alrededor de cuatro quintas partes de los suministros de alimentos, así que hay que admitir que las mujeres y los hombres de las zonas rurales hacen funcionar actividades empresariales fundamentales en la primera línea de la lucha contra el cambio climático”.

Los pequeños agricultores a menudo son víctimas de condiciones climáticas más extremas e impredecibles y, a pesar de ello, están muy poco representados en los órganos nacionales y mundiales que elaboran las políticas sobre el cambio climático”, ha añadido Nwanze. “Lo que el FIDA procura subrayar en los debates sobre el cambio climático es que los pequeños agricultores están entre los receptores más eficientes de los fondos públicos destinados a hacer frente a los problemas que plantea el cambio climático”.

El informe se basa en las experiencias del Programa de Adaptación para la Agricultura en Pequeña Escala (ASAP) del FIDA, que se puso en marcha en 2012 con el objetivo de que la financiación relacionada con el clima redunde en beneficio de los pequeños agricultores. El ASAP combina, por un lado, financiación climática proveniente de muchos donantes y, por el otro, programas de inversión agrícola a gran escala que reciben financiación del FIDA y de sus asociados.

El ASAP ha acabado convirtiéndose en el programa de adaptación más grande a nivel mundial en favor de los pequeños agricultores, pues dispone de más de 350 millones de dólares en promesas de contribución y contribuciones efectivas de nueve donantes bilaterales. Gracias a este programa, el FIDA podrá aumentar la resiliencia al cambio climático de unos ocho millones de pequeños agricultores y promover la utilización de prácticas agrícolas climáticamente inteligentes en una superficie total de más de un millón de hectáreas.

El informe “La ventaja de los pequeños agricultores” demuestra que los programas de inversión agrícola pueden convertirse en plataformas para contrarrestar los efectos el cambio climático. En Bolivia, por ejemplo, el FIDA colabora con grupos comunitarios para catalogar los conocimientos autóctonos sobre manejo de los recursos naturales y combinarlos con estrategias de adaptación al cambio climático innovadoras.

En el Yemen, el FIDA ha financiado un análisis del riesgo climático que ahora sirve de base para decidir el emplazamiento y el trazado de los nuevos caminos rurales secundarios. En Rwanda, el FIDA ayuda al Gobierno a adoptar normas de construcción mejoradas y tecnologías que utilizan fuentes de energía renovable en los centros de elaboración poscosecha, amortiguando así los efectos de los fenómenos meteorológicos extremos y las infestaciones por plagas.

Según el informe, una acción climática efectiva no tiene por qué limitarse a las cuestiones tecnológicas: para potenciar y sostener la resiliencia de los pequeños agricultores, el FIDA también invierte en el fomento de la capacidad institucional y el diálogo sobre políticas. Además, algunos ejemplos en Malí y Viet Nam ilustran de qué forma es posible prestar ayuda a los pequeños agricultores para que participen en los procesos de planificación locales y nacionales.

La labor del FIDA demuestra que las inversiones que ayudan a los agricultores a adaptarse a los cambios climáticos pueden mejorar los ingresos familiares y la nutrición, y redundar asimismo en beneficio del medio ambiente”, aseguró Nwanze.

Acerca del FIDA

El FIDA invierte en la población rural y, al empoderar a estas personas, les ayuda a reducir la pobreza, aumentar la seguridad alimentaria, mejorar la nutrición y fortalecer su resiliencia. Desde 1978, hemos destinado alrededor de 16 000 millones de dólares estadounidenses en donaciones y préstamos a bajo interés a proyectos que han permitido llegar a unos 430 millones de personas. El FIDA es una institución financiera internacional y una organización especializada de las Naciones Unidas con sede en Roma, donde se encuentra el mecanismo central de las Naciones Unidas para el sector de la alimentación y la agricultura.

Enlaces de Interés

  • La ventaja de los pequeños agricultores
  • FIDA para reforzar la resiliencia al cambio climático por medio de ASAP

Igualdad para las mujeres: progreso para tod@s

El FIDA y Unilever firman primer pacto mundial

unilever-fida-itusersPromover fuentes de abastecimiento sostenible; mejorar los medios de vida de los pequeños agricultores

Roma, 24 de Febrero de 2014.— El Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA) y la compañía mundial líder en bienes de consumo Unilever firmaron hoy un convenio de asociación público?privada destinado a ayudar a mejorar los medios de vida de los pequeños agricultores de todo el mundo.

El acuerdo global de 5 años —el primero de este tipo entre el FIDA y el sector privado— fue firmado por el Presidente del FIDA, Kanayo F. Nwanze, y el Director Ejecutivo de Unilever, Paul Polman, para ayudar a mejorar la seguridad alimentaria mediante: el aumento de la productividad agrícola; la vinculación de los agricultores a los mercados, la reducción de riesgos y vulnerabilidad, la mejora del empleo rural no agrícola, la transformación de la agricultura para hacerla más sostenible.

Ya se han comenzado análisis exploratorios para buscar formas de aprovechar los conocimientos y la experiencia del FIDA de trabajar con los pequeños agricultores y las empresas rurales, así como la capacidad de Unilever de integrar a los agricultores en los mercados y su experiencia en la agricultura sostenible. Estos análisis han incluido una misión conjunta para evaluar un proyecto apoyado por el FIDA en la región Vidarbha de Maharashtra, en India occidental en enero del 2014, centrada en las especias y las cebollas.

Alrededor de 1 200 millones de personas viven en la pobreza, 76 % de los cuales viven en zonas rurales, y 200 millones están desempleados1. Esto se verá agravado debido a la creciente población que demanda más alimentos. El mundo tendrá que alimentar a 9 000 millones de personas para el 2050. Un aumento del 70 % de la producción agrícola mundial será esencial para darles de comer, ya que tendremos que producir una cantidad de alimentos de aquí al 2050 equivalente a lo que hemos producido en los últimos 10 000 años. A menos de que consigamos mayores rendimientos de los cultivos, tanto de los pequeños como de los grandes, muchas personas quedarán hambrientas y atrapadas en la pobreza.

Kanayo Nwanze dijo: «No basta con centrarse sólo en el aumento de la productividad agrícola. Es esencial un enfoque más amplio que también apoye el establecimiento de vínculos viables entre los productores rurales y los mercados. El FIDA admite que los tipos adecuados de inversiones en la agricultura son esenciales para la seguridad alimentaria de una población creciente. Es por eso que convenios como el que hemos firmado con Unilever son tan importantes«.

La inversión en la agricultura, de acuerdo con el Banco Mundial es de dos a cuatro veces más eficaz en aumentar los ingresos de los más pobres que el aumento en otros sectores.

Paul Polman expresó: «Ahora, más que nunca, el mundo necesita aumentar la inversión en la agricultura y esta inversión debe venir tanto del sector público como del privado para lograr un cambio que realmente pueda reproducirse a mayor escala

«Tanto la agricultura en pequeña como a gran escala son necesarias para aumentar la productividad y producir suficiente comida para alimentar a los pobres del mundo. Con el fin de pasar de la subsistencia a la agricultura comercial, 1 500 millones de personas que dependen de las pequeñas explotaciones agrícolas necesitan tener acceso a los conocimientos, los activos, el crédito, los mercados y la gestión del riesgo que puede venir de las empresas comerciales de mayor escala«.

El FIDA y Unilever tienen dimensiones geográficas similares y países —como China, India e Indonesia— que son fundamentales para el desarrollo y el crecimiento. Ambas organizaciones se guían por principios similares y comparten objetivos y compromisos para mejorar los medios de vida de los pequeños agricultores y la erradicación de la pobreza.

A través de un programa de préstamos y donaciones que apoya a más de 256 proyectos y programas en 97 países, el FIDA ayuda a 78,7 millones de personas rurales a recibir servicios para salir de la pobreza. Las mujeres en particular son el objetivo, representando alrededor del 50 por ciento de los participantes en los proyectos del 2013.

En noviembre de 2010, Unilever puso en marcha su Plan para una Vida Sostenible, comprometiéndose a un camino de diez años hacia el crecimiento sostenible —con el objetivo de ayudar a más de 1 000 millones de personas a que tomen medidas para mejorar su salud y bienestar, obtener todas sus materias primas agrícolas de manera sostenible para 2020, y desvincular su crecimiento de su impacto ambiental. Para apoyar estos tres grandes objetivos, se han definido siete pilares, de los que tres se centran en la mejora de los medios de vida, el abastecimiento sostenible y la nutrición.

Desde finales de 2010, Unilever ha incrementado el número de pequeños productores cualificados en prácticas sostenibles a alrededor de 450 000.

  1. Notas – Fuente: ILO 2013 Global Employment Trends Report