Tag Archives: Organización Mundial de la Salud

¿Cómo resolver el problema del “2%”?

medical-sap-itusersPor medio del big data y la computación en memoria, la tecnología busca ayudar a la ciencia a resolver patologías poco frecuentes que afectan a miles de personas. Por: Lautaro Spotorno, Director de Comunicaciones Corporativas de SAP Argentina

Buenos Aires, Argentina, 30 de setiembre del 2015.— Según la Organización Mundial de la Salud, existen 7 mil enfermedades raras en todo el mundo y son más de 100 los tipos de cáncer que se indexan en el Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos. Y a cada una de estas enfermedades le corresponde algún subtipo que en algunos casos responden a modificaciones en la composición genética de la patología.

Es así que, muchas veces, nos encontramos con casos de personas que cuentan tener una enfermedad que rara vez se ve y que quizás afecta “tan sólo” al 7% o menos del total de la población mundial. Este es el caso del científico Oliver Sacks, quien falleciera hace muy poco, a los 82 años en la ciudad de Nueva York. Sacks, reconocido por sus aportes a la psiquiatría contemporánea y por haber inspirado el célebre largometraje “Despertares”, padecía una enfermedad terminal que él mismo explicó en una entrevista. Él señalaba: “Hace nueve años me descubrieron en el ojo un tumor poco frecuente, un melanoma ocular. Aunque la radiación y el tratamiento de láser a los que me sometí para eliminarlo acabaron por dejarme ciego de ese ojo, es muy raro que ese tipo de tumor se reproduzca. Pues bien, yo pertenezco al desafortunado 2%”.

Hoy la medicina sabe que puede contar con la tecnología para resolver más eficazmente noticias dolorosas como la que el mismo Sacks describió. Por ejemplo, con el Centro Nacional de Enfermedades Tumorales (NCT Heidelberg), que ayuda a mujeres que padecen cáncer, trabaja el caso de cada persona que ingresa a partir del perfil molecular de su patología. De esta manera, pueden prescribir los medicamentos que han resultado más eficientes y veloces en su efecto en iguales patologías con el mismo perfil molecular del caso que están tratando. Bajo esta modalidad, la institución logró atender más de 10.000 pacientes, generar 15.000 tratamientos y 50.000 citas médicas en tan sólo un año, lo que significa que un sólo paciente puede tener hasta más de 1.200 datos en su expediente médico. Así el NCT administra más 3.6 millones de datos solamente sobre el cáncer de mamas.

Para analizarlos, interpretarlos y completar el objetivo de establecer tratamientos adecuados para cada paciente, el trabajo manual podría tomar semanas. No obstante, el análisis se realiza en tiempo real utilizando una herramientas de computación en memoria y soluciones de big data. La herramienta toma información de diferentes fuentes, como sistemas de información clínica, registros de tumores, sistemas de bancos de información biológica e incluso textos y documentos como notas de médicos.

Luego las analiza y ofrece un panorama completo y comprensible con todo nivel de detalle sobre la situación del paciente. El laboratorio es capaz de extraer y analizar los datos de diversas fuentes de información y presentarlo a los médicos e investigadores de una forma que habilite nuevas ideas y formas de tratamiento. El uso de estas herramientas es clave ya que cada forma de cáncer es diferente y puede variar inmensamente de un paciente a otro y es ahí donde el factor del tiempo resulta crucial.

Quizás, mientras caminamos bajo el sol del Siglo XXI, estemos más cerca de poder concretar el sueño de una base de conocimiento global sobre patologías y sus mejores caminos para resolverlas. Quizás así, ciencia y tecnología, permitan resolver a tiempo el problema de ese “desafortunado 2%”. Porque además, nadie está exento.

*SAP aporta tecnología y colabora con el programa de investigación del Centro Nacional de Enfermedades Tumorales en Heidelberg, Alemania.

Acerca de SAP

Como líder del mercado mundial de aplicaciones de software corporativo, SAP (NYSE: SAP) ayuda a compañías de todos los tamaños e industrias a correr mejor. Desde el back office hasta las salas de directorio, desde los depósitos hasta los locales de ventas y desde las terminales de escritorio hasta los dispositivos móviles, SAP potencia a las personas y a las organizaciones para que trabajen en conjunto con mayor eficiencia, utilicen la información de negocio con mayor efectividad y se mantengan así por delante de sus competidores.

Las aplicaciones y los servicios de SAP permiten a más de 293.500 clientes operar de manera rentable, adaptarse continuamente y crecer de forma sostenible.

Para más información, visite www.sap.com, nuestra sala de prensa, http://latam.news-sap.com/, o síganos en Twitter @SAPNoticiasLAC.

5 puntos que tienes que saber acerca de las calorías

scientists-food-itusersPor: Rocío Río de la Loza, Health Coach.

Buenos Aires, Argentina, 09 de agosto del 2015.— Una kilocaloría (kcal) es una unidad que se utiliza para expresar el poder energético de los alimentos. Simplemente se refiere a la energía calorífica que aporta cada cosa que comemos. Las calorías están presentes en todo lo que comemos. Los empaques contienen números que las cuantifican y los expertos en nutrición no paran de hablar del tema.

Mucho escuchamos sobre las calorías pero pocas personas conocen la realidad acerca de ellas. Podríamos decir que son como “el combustible” que requiere nuestro organismo para poder vivir. Sin ellas, no tendríamos la energía necesaria para realizar nuestras actividades cotidianas, ni siquiera para mantenernos vivos, ya que respirar y hacer la digestión son acciones (involuntarias pero capitales) que también consumen calorías.

Nuestro cuerpo las requiere para estas funciones:

  1. Metabolismo basal, funciones vitales como la respiración y la circulación. Ojo, mientras más grande es el tamaño de la persona, mayor es su gasto energético en este rubro.
  2. Desarrollo del individuo, crecimiento y regeneración celular.
  3. Digestión de los alimentos y absorción de los nutrientes.
  4. Actividades físicas, incluyendo movimientos que realizamos en el trabajo, la recreación, el deporte y las actividades del hogar. De acuerdo a la intensidad se considera como ligera (un día de trabajo en la oficina), moderada (un día haciendo el quehacer y lavando ropa) e intensa (un día en la vida de un agricultor o una bailarina de ballet profesional).
  5. En situaciones extraordinarias o de mucho estrés, como un accidente automovilístico o una carrera inesperada huyendo del ladrón, nuestro cuerpo utiliza más calorías.

Entendemos así que existe un balance energético, por un lado las calorías que ingerimos al comer y por otro lado las calorías que gastamos en las actividades anteriormente descritas. Este equilibro calórico es lo que nos mantiene en buena forma.

¿Cuántas calorías necesitamos?

Esto depende evidentemente del sexo, la edad, estado fisiológico y la intensidad de la actividad que realice cada persona. Sin embargo, la Organización Mundial de la Salud recomienda para una mujer (de 30 años con un peso aproximado de 60kg y una actividad física moderada) una dieta de 2200 kcal. Pero no todos los alimentos aportan las mismas calorías. Las grasas o lípidos aportan 9 kcal, hidratos de carbono o carbohidratos 4 kcal y proteínas 4 kcal. El alcohol no es un nutriente pero se considera que aporta 7 kcal por cada gramo.

En este sentido, todo tiene calorías, desde un filete de salmón, hasta los pepinos y el pan dulce. Incluso, existen alimentos muy nutritivos que tienen un alto valor calórico como las almendras, ya que en su composición contienen una gran cantidad de grasas. Estas aportan fibra, calcio y grandes concentraciones de vitamina E y sus grasas mono saturadas combaten enfermedades del corazón.

Así que en lo que hay que poner atención es tanto en las calorías como en los nutrientes. Muchas personas creen que altas concentraciones de proteína o de vitaminas y minerales “cancelan” las calorías. Y por lo tanto, consumen grandes cantidades de alimentos etiquetados como “sanos” y como resultado no pueden bajar de talla.

Por esto, para mantener tu peso ideal es importante tener un balance energético (gastar el número de calorías que consumes) y darle a tu cuerpo la cantidad de proteínas, carbohidratos, grasas, vitaminas, minerales y fitonutrientes que requiere.

Esto se logra a través de una dieta variada y bien equilibrada, junto con un estilo de vida que integre el ejercicio regular. No hace falta contar cada gramo ni cada caloría de lo que comés, esto solamente te mantendrá más estresada o estresado. Tampoco hace falta eliminar tus gustos por completo. La clave está en comprender que todo suma calorías y por lo tanto tener la flexibilidad para elegir en qué sumarlas o restarlas.

Llevar una dieta sana es más fácil de lo que parece. Existen trucos simples que puedes implementar para llevar un estilo de vida saludable y controlar tu peso:

  1. Incluye proteína y grasa en cada uno de tus platos, esto te mantendrá con energía y saciada o saciado por más tiempo.
  2. Realiza actividad física cada vez que tengas oportunidades. Por ejemplo, cada una de estas actividades quema 100 calorías: subir las escaleras (11 minutos), andar en bici (13 minutos) y limpiar la casa (25 minutos).
  3. Reduce calorías con técnicas de cocina, como hornear en lugar de freír.
  4. Controla la regularidad con la que comes y el tamaño de tus porciones.
  5. Agrega productos integrales y granos enteros a tu dieta, especialmente en el desayuno o antes de realizar un deporte. Son gran fuente de energía, fibra dietética y nutrientes esenciales. Opta por productos integrales, pan multigrano, cereales enteros y semillas.
  6. Prepara comidas nutritivas para la escuela o la oficina.

De esta forma podrás sumar a tu rutina hábitos saludables que te ayudarán a tener una vida más saludable.

7 millones mueren cada año debido a la contaminación atmosférica

pollution-oms-itusersEn las Américas, mueren más de 131 mil personas en países de bajos ingresos y 96 mil en países de altos ingresos por causas vinculadas a  la polución del aire

GINEBRA, 26 de marzo de 2014.— En nuevas estimaciones publicadas este 25 de marzo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) informa que en 2012 unos 7 millones de personas murieron —una de cada ocho del total de muertes en el mundo— como consecuencia de la exposición a la contaminación atmosférica. Esta conclusión duplica con creces las estimaciones anteriores y confirma que la contaminación atmosférica constituye en la actualidad, por sí sola, el riesgo ambiental para la salud más importante del mundo. Si se redujera la contaminación atmosférica podrían salvarse millones de vidas.

En particular, los nuevos datos revelan un vínculo más estrecho entre la exposición a la contaminación atmosférica en general y la del aire de interiores y las enfermedades cardiovasculares, como los accidentes cerebrovasculares y las cardiopatías isquémicas, así como entre la contaminación atmosférica y el cáncer. Esto es además de la función que desempeña la contaminación atmosférica en el desarrollo de enfermedades respiratorias, como las infecciones respiratorias agudas y las neumopatías obstructivas crónicas.

En el caso de las Américas, se estima que hubo cerca de131 mil muertes vinculadas a los efectos conjuntos de la contaminación ambiental y en interiores en países de bajos ingresos. Otras 96 mil personas murieron por esa causa en los países con altos ingresos de la región.

Las nuevas estimaciones de la OMS no sólo se deben a un conocimiento más amplio de las enfermedades provocadas por la contaminación atmosférica, sino también a una mejor evaluación de la exposición humana a los contaminantes atmosféricos gracias a mediciones y tecnología más avanzadas. Ello ha permitido a los científicos analizar más pormenorizadamente los riesgos para la salud a partir de una distribución demográfica más amplia que incluye ahora las zonas rurales, además de las urbanas.

Por regiones, los países de ingresos bajos y medianos en las Regiones de Asia Sudoriental y del Pacífico Occidental de la OMS soportaron la mayor carga relacionada con la contaminación en 2012, con un total de 3,3 millones de muertes  vinculadas con la contaminación del aire de interiores y 2,6 millones de muertes relacionadas con la contaminación atmosférica.

Limpiar el aire que respiramos impide el desarrollo de enfermedades no transmisibles y además reduce los riesgos de enfermedad entre las mujeres y los grupos vulnerables, como los niños y los ancianos”, comentó Flavia Bustreo, Subdirectora General de la OMS para la Salud de la Familia, la Mujer y el Niño. “Las mujeres y los niños pobres pagan un alto precio por la contaminación del aire de interiores puesto que pasan más tiempo en sus casa respirando los humos y el hollín de las cocinas de carbón y leña con fugas”.

En la evaluación se incluye el siguiente desglose de las muertes atribuidas a enfermedades específicas, lo que pone de relieve que la gran mayoría de las muertes vinculadas a la contaminación atmosférica se deben a enfermedades cardiovasculares:

Muertes debidas a la contaminación atmosférica – desglose por enfermedad:

  • 40% – cardiopatía isquémica;
  • 40% – accidente cerebrovascular;
  • 11% – neumopatía obstructiva crónica;
  •   6% – cáncer de pulmón;
  •   3% – infección aguda de las vías respiratorias inferiores en los niños.

Muertes debidas a la contaminación del aire de interiores – desglose por enfermedad:

  • 34% – accidente cerebrovascular;
  • 26% – cardiopatía isquémica;
  • 22% – neumopatía obstructiva crónica;
  • 12% – infección aguda de las vías respiratorias inferiores en los niños;
  •   6% – cáncer de pulmón.

Las nuevas estimaciones se basan en los últimos datos de la OMS sobre mortalidad de 2012 y en las pruebas de que la exposición a la contaminación atmosférica supone un riesgo para la salud. Las estimaciones de la exposición de las personas a la contaminación atmosférica en diferentes partes del mundo se formularon a través de una nueva cartografía de datos mundiales que incluyen datos recabados por satélite, mediciones procedentes de la vigilancia en tierra y datos sobre emisiones contaminantes procedentes de fuentes fundamentales, así como de modelos sobre las pautas de desplazamiento de la contaminación en el aire.

Los riesgos debidos a la contaminación atmosférica son superiores a lo que previamente se pensaba o entendía, en especial para las cardiopatías y los accidentes cerebrovasculares”, señaló María Neira, Directora del Departamento de la OMS de Salud Pública, Medio Ambiente y Determinantes Sociales de la Salud. “En la actualidad hay pocos riesgos que afecten tanto a la salud en el mundo como la contaminación atmosférica; las pruebas apunta a la necesidad de medidas concertadas para limpiar el aire que todos respiramos”, subrayó.

Tras analizar los factores de riesgo y tener en cuenta las revisiones en la metodología, la OMS estima que la contaminación del aire de interiores tuvo que ver con 4,3 millones de muertes  en 2012 en hogares en los que para cocinar se utilizan estufas de carbón, leña y biomasa. La nueva estimación se explica por la mejor información sobre la exposición a la contaminación entre los 2900 millones de personas que se calcula que viven en hogares en los que se utiliza leña, carbón o bosta como combustibles principales para cocinar, así como por las pruebas de que la contaminación atmosférica está relacionada con el desarrollo de enfermedades cardiovasculares y neumonías, y cánceres.

En el caso de la contaminación atmosférica, la OMS estima que en 2012 se produjeron 3,7 millones de muertes a causa de fuentes urbanas y rurales en todo el mundo.

Son muchas las personas expuestas a los dos tipos de contaminación: la atmosférica y la del aire de interiores. A causa de este solapamiento, la mortalidad atribuida a las dos fuentes no puede simplemente sumarse, de ahí la estimación total de unos 7 millones de muertes  en 2012.

La excesiva contaminación atmosférica es a menudo una consecuencia de políticas que no son sostenibles en sectores como el del transporte, la energía, la gestión de desechos y la industria pesada. En la mayoría de los casos, será también más económico a largo plazo aplicar estrategias que den prioridad a la salud debido al ahorro en los costos de la atención sanitaria, además de los beneficios para el clima”, explicó Carlos Dora, Coordinador de la OMS en el Departamento de Salud Pública, Medio Ambiente y Determinantes Sociales de la Salud. “La OMS y los sectores de la salud desempeñan una función única para traducir las pruebas científicas sobre la contaminación atmosférica en políticas que pueden marcar la diferencia y aportar mejoras que salvarán vidas”, afirmó.

La publicación de los datos de hoy es un salto importante en el avance de la hoja de ruta de la OMS para la prevención de las enfermedades relacionadas con la contaminación atmosférica. Ello supone la creación bajo los auspicios de la OMS de una plataforma mundial sobre la calidad del aire y la salud que permita generar mejores datos sobre las enfermedades relacionadas con la contaminación atmosférica y un apoyo más robusto para los países y ciudades mediante orientaciones, información y datos que demuestren los beneficios para la salud derivados de intervenciones fundamentales.