Tag Archives: pequeños agricultores

El FIDA y Unilever firman primer pacto mundial

unilever-fida-itusersPromover fuentes de abastecimiento sostenible; mejorar los medios de vida de los pequeños agricultores

Roma, 24 de Febrero de 2014.— El Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA) y la compañía mundial líder en bienes de consumo Unilever firmaron hoy un convenio de asociación público?privada destinado a ayudar a mejorar los medios de vida de los pequeños agricultores de todo el mundo.

El acuerdo global de 5 años —el primero de este tipo entre el FIDA y el sector privado— fue firmado por el Presidente del FIDA, Kanayo F. Nwanze, y el Director Ejecutivo de Unilever, Paul Polman, para ayudar a mejorar la seguridad alimentaria mediante: el aumento de la productividad agrícola; la vinculación de los agricultores a los mercados, la reducción de riesgos y vulnerabilidad, la mejora del empleo rural no agrícola, la transformación de la agricultura para hacerla más sostenible.

Ya se han comenzado análisis exploratorios para buscar formas de aprovechar los conocimientos y la experiencia del FIDA de trabajar con los pequeños agricultores y las empresas rurales, así como la capacidad de Unilever de integrar a los agricultores en los mercados y su experiencia en la agricultura sostenible. Estos análisis han incluido una misión conjunta para evaluar un proyecto apoyado por el FIDA en la región Vidarbha de Maharashtra, en India occidental en enero del 2014, centrada en las especias y las cebollas.

Alrededor de 1 200 millones de personas viven en la pobreza, 76 % de los cuales viven en zonas rurales, y 200 millones están desempleados1. Esto se verá agravado debido a la creciente población que demanda más alimentos. El mundo tendrá que alimentar a 9 000 millones de personas para el 2050. Un aumento del 70 % de la producción agrícola mundial será esencial para darles de comer, ya que tendremos que producir una cantidad de alimentos de aquí al 2050 equivalente a lo que hemos producido en los últimos 10 000 años. A menos de que consigamos mayores rendimientos de los cultivos, tanto de los pequeños como de los grandes, muchas personas quedarán hambrientas y atrapadas en la pobreza.

Kanayo Nwanze dijo: «No basta con centrarse sólo en el aumento de la productividad agrícola. Es esencial un enfoque más amplio que también apoye el establecimiento de vínculos viables entre los productores rurales y los mercados. El FIDA admite que los tipos adecuados de inversiones en la agricultura son esenciales para la seguridad alimentaria de una población creciente. Es por eso que convenios como el que hemos firmado con Unilever son tan importantes«.

La inversión en la agricultura, de acuerdo con el Banco Mundial es de dos a cuatro veces más eficaz en aumentar los ingresos de los más pobres que el aumento en otros sectores.

Paul Polman expresó: «Ahora, más que nunca, el mundo necesita aumentar la inversión en la agricultura y esta inversión debe venir tanto del sector público como del privado para lograr un cambio que realmente pueda reproducirse a mayor escala

«Tanto la agricultura en pequeña como a gran escala son necesarias para aumentar la productividad y producir suficiente comida para alimentar a los pobres del mundo. Con el fin de pasar de la subsistencia a la agricultura comercial, 1 500 millones de personas que dependen de las pequeñas explotaciones agrícolas necesitan tener acceso a los conocimientos, los activos, el crédito, los mercados y la gestión del riesgo que puede venir de las empresas comerciales de mayor escala«.

El FIDA y Unilever tienen dimensiones geográficas similares y países —como China, India e Indonesia— que son fundamentales para el desarrollo y el crecimiento. Ambas organizaciones se guían por principios similares y comparten objetivos y compromisos para mejorar los medios de vida de los pequeños agricultores y la erradicación de la pobreza.

A través de un programa de préstamos y donaciones que apoya a más de 256 proyectos y programas en 97 países, el FIDA ayuda a 78,7 millones de personas rurales a recibir servicios para salir de la pobreza. Las mujeres en particular son el objetivo, representando alrededor del 50 por ciento de los participantes en los proyectos del 2013.

En noviembre de 2010, Unilever puso en marcha su Plan para una Vida Sostenible, comprometiéndose a un camino de diez años hacia el crecimiento sostenible —con el objetivo de ayudar a más de 1 000 millones de personas a que tomen medidas para mejorar su salud y bienestar, obtener todas sus materias primas agrícolas de manera sostenible para 2020, y desvincular su crecimiento de su impacto ambiental. Para apoyar estos tres grandes objetivos, se han definido siete pilares, de los que tres se centran en la mejora de los medios de vida, el abastecimiento sostenible y la nutrición.

Desde finales de 2010, Unilever ha incrementado el número de pequeños productores cualificados en prácticas sostenibles a alrededor de 450 000.

  1. Notas – Fuente: ILO 2013 Global Employment Trends Report

La adaptación tiene sus ventajas, según el FIDA

fida-itusersVarsovia, 14 de noviembre de 2013.— La adaptación al cambio climático genera beneficios económicos para los pequeños agricultores de los países en desarrollo según el informe publicado por el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA) y que se titula The Adaptation Advantage: The Economic Benefits of Preparing Small-Scale Farmers for Climate Change (La ventaja de la adaptación: los beneficios económicos de la preparación de los pequeños agricultores para el cambio climático.

Adaptación significa prever los efectos adversos del cambio climático y adoptar medidas apropiadas para evitar o reducir al mínimo los daños que estos puedan causar o aprovechar las oportunidades que puedan surgir. “Invertir en la adaptación ofrece muchos beneficios para la seguridad alimentaria, la reducción de la pobreza y la conservación del medio ambiente cuando los agricultores adoptan métodos de cultivo y posproducción más rentables y sostenibles”, afirma Kanayo F. Nwanze, Presidente del FIDA.

En el informe se ponen de manifiesto los beneficios económicos y financieros de las inversiones destinadas a preparar a los pequeños agricultores para el cambio climático en los planos comunitario y mundial mediante inversiones para la adaptación. Se necesitan inversiones específicas para fomentar prácticas de adaptación orientadas a la seguridad alimentaria sostenible, al tiempo que se evitan pérdidas y daños en las cosechas.
En Bangladesh, con la introducción de métodos de prevención de las inundaciones en las aldeas de la cuenca de las haor se protegerán las casas y la infraestructura comunitaria contra daños que, según las estimaciones, podrían ascender a 2 mil dólares estadounidenses al año por comunidad.
En Turquía, el FIDA ha trabajado con los pequeños agricultores de la zona de la cuenca del río Murat para introducir métodos de estabilización de laderas con los que proteger a las comunidades de gran parte de los efectos de las inundaciones y los deslizamientos de tierra, lo que ha producido un ahorro de alrededor de 19,6 millones de dólares en la zona abarcada por el proyecto.
En el altiplano boliviano, a fin de hacer frente al calor extremo y la aridez, la adaptación al clima está promoviendo una combinación de cultivos tradicionales para diversificar los riesgos. Plantar más cítricos que papas y frijoles en las zonas más altas significa un aumento de hasta 1055 dólares en los ingresos de los hogares cada año.
Al adoptar un enfoque rentable basado en el riesgo para estos proyectos de adaptación del FIDA, somos capaces de medir los beneficios económicos que obtienen los propios pequeños agricultores”, agrega Nwanze. “Estamos asistiendo a una reducción de los costos y a un aumento de los ingresos, por no hablar de los beneficios mundiales más amplios, como la prevención de emisiones y la mejora de la biodiversidad.”
El Programa de Adaptación para la Agricultura en Pequeña Escala (ASAP) del FIDA es un instrumento único e innovador a través del cual se destina financiación relacionada con el clima a los pequeños agricultores, para que puedan aumentar su capacidad de resistencia general al cambio climático. Además, el ASAP proporciona el marco para realizar una contabilidad más exhaustiva de los beneficios económicos que se derivan de las inversiones destinadas a la adaptación.
Con la inversión en la adaptación en favor de los pequeños agricultores todos salen ganando; tenemos que demostrar a los gobiernos en las negociaciones sobre el clima de las Naciones Unidas en Varsovia que la financiación relacionada con el clima, como el ASAP del FIDA, puede producir beneficios económicos y ambientales netos para los pequeños agricultores de todo el mundo.”
Acerca del FIDA
El Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA) trabaja con la población rural pobre para que pueda cultivar y vender más alimentos, aumentar sus ingresos y determinar la orientación de sus propias vidas. Desde 1978, el FIDA ha invertido más de 15 000 millones de dólares estadounidenses en donaciones y préstamos a bajo interés en los países en desarrollo mediante proyectos con los cuales se ha empoderado a más de 410 millones de personas para que salgan de la pobreza y, por tanto, se ha contribuido a construir comunidades rurales dinámicas.
El FIDA es una institución financiera internacional y un organismo especializado de las Naciones Unidas con sede en Roma, donde se encuentra el mecanismo central de las Naciones Unidas para el sector de la alimentación y la agricultura. Se trata de una asociación de 172 miembros, única en su género, integrada por países de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), otros países en desarrollo y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).