Tag Archives: Ley de Moore

Reflexiones sobre la Ley de More y temas relacionados

CEO-de-Intel-y-Gordon-Moore-itusers

Brian Krzanich, CEO de Intel mostrando un Drone a Gordon Moore.

Lima, Perú, 21 de abril del 2015.— De una entrevista con Gordon Moore realizada por Intel a principios de 2015 (las primeras siete respuestas) y una entrevista hecha por la Chemical Heritage Foundation, en 2013 (las dos últimas respuestas).

EL ORIGEN DE LA LEY DE MOORE

A principios de 1960 seguíamos desarrollando la tecnología de semiconductores y haciéndola cada vez más práctica. Era una tecnología difícil de implementar con las herramientas que inicialmente teníamos disponibles. Me torné el director de I+D en Fairchild Semiconductor, gestionando el laboratorio y buscando qué podríamos hacer a medida que mejorábamos la tecnología.

Entonces, la Electronics Magazine me pidió que enviara un artículo para su 35ª edición anual prediciendo lo que iba a suceder en la industria de componentes de semiconductores en los próximos 10 años.

Así que tomé la oportunidad de analizar lo que había ocurrido hasta ese momento. Esto habrá sido en 1964, supongo. Miré los pocos chips que habíamos hecho y me di cuenta que pasamos de un único transistor en un chip a un chip con cerca de ocho elementos —transistores y resistencias.

Los nuevos chips que llegaban tenían cerca del doble de la cantidad de elementos; aproximadamente, 16. Y en el laboratorio, estábamos creando chips con cerca de 30 elementos, buscando la posibilidad de fabricar dispositivos con el doble de esa cantidad: alrededor de 60 elementos en un chip. He trazado esto en un pedazo de papel semilogarítmico, empezando por el transistor plano en 1959, y me di cuenta de que, en esencia, duplicábamos a cada año.

Así que tomé una extrapolación impresionante y dije que íbamos a continuar duplicando cada año y pasar, de unos 60 elementos en el momento, a 60.000 en 10 años.

Yo sólo estaba tratando de dar a conocer mi punto: de que esta era la dirección que los semiconductores iban a seguir. Y que esto iba a ofrecer una gigantesca ventaja de costos, lo que no ocurría hasta aquel momento. Los primeros circuitos integrados costaban un poco más que las piezas de ensamblar, a partir de componentes individuales.

Pero uno podía ver que aquella tendencia iba camino de ser esta la forma más barata con el tiempo. Ese era mi objetivo real —comunicar que tenemos una tecnología que va a hacer que la electrónica sea accesible para casi todos. Pero no esperaba este orden binario de aumento de magnitud, el aumento de mil veces en la complejidad, para ser muy preciso.

Sólo pensé que íbamos a tener una tendencia general. Pero, de hecho, era mucho más preciso de lo que podría haber esperado. Y al final de los 10 años, si no teníamos 10 duplicaciones de la cantidad de elementos en un chip, al menos teníamos nueve. Así que uno de mis colegas —creo que fue Carver Mead, profesor de Cal Tech— la bautizó como «Ley de Moore«, un nombre que se ha adherido mucho más allá de mis cálculos.

EL IMPACTO DE LA LEY DE MOORE EN LA INDUSTRIA DE LOS CHIPS

Ciertamente, el impacto que ha tenido la denominada Ley de Moore ha cambiado con el tiempo. A principio era sólo una forma de la crónica del progreso. La gente hacía chips más complejos. Se podía trazar, y decir, sí, todavía estamos aumentando la complejidad. Pero, poco a poco, se convirtió en algo que los diversos participantes de la industria reconocieron como algo que había permanecido o quedado atrás tecnológicamente.

Con el fin de mantenerse a la vanguardia, donde la mayoría de las ventajas de la tecnología de semiconductores se explotan, tenían que moverse tan rápido como la ley había previsto. Tuvieron que ir a las dimensiones más pequeñas y a los chips más grandes en el orden en que lo sugerido era necesario. Así se pasó de una forma de medir lo que había pasado a algo que era una especie de guía para la industria. Tenías que ser igual de veloz, o te estabas quedando atrás.

LA LONGEVIDAD DE LA LEY DE MOORE Y SU FUTURO

En 1965, y cuando actualicé mi observación en 1975, no predije cuándo esta tendencia iba a terminar. Es algo bueno, porque estoy seguro de que me hubiera sorprendido. La industria ha sido fenomenalmente creativa para continuar incrementando la complejidad de los chips. Es difícil de creer —al menos es difícil para mí creerlo— que ahora hablamos en términos de miles de millones de transistores en un chip en lugar de 10, cientos o miles.

Es una tecnología que ha sido mucho más abierta de lo que hubiera pensado en 1965 o 1975. Y aún no está nada claro cuándo alcanzará su techo.

El impacto de la Ley de Moore ha cambiado con el tiempo. A principio era sólo una forma de la crónica del progreso. La gente hacía chips más complejos. Se podría trazar, y decir, sí, todavía estamos aumentando la complejidad.

Pero, poco a poco, se convirtió en algo que los diversos participantes de la industria reconocieron como el ritmo de la innovación en el que tuvieron que permanecer para no quedarse atrás tecnológicamente. Con el fin de mantenerse a la vanguardia, donde la mayoría de las ventajas de la tecnología de semiconductores se explotan, tenían que moverse tan rápido como la Ley de Moore lo había previsto.

Así que esta ley pasó de una forma de medición de los acontecimientos pasados a convertirse en una especie de guía para la industria.

LA INNOVACIÓN MÁS SORPRENDENTE POSIBLE, GRACIAS A LA LEY DE MOORE

En el artículo de 1965 de la Electronics Magazine predije una variedad de cosas, desde relojes o computadoras personales hasta radares de disposición en fase. Al volver a leer ese artículo, estoy sorprendido de cuán precisas han resultado ser mis predicciones de aplicaciones. En términos de una innovación que no había previsto, supongo que lo que realmente me tomó por sorpresa es la importancia de Internet.

Sabíamos que las computadoras habían hecho cosas útiles. Sabíamos que mejorarían en algún aspecto una vez que todo se inició. Pero nunca me di cuenta de lo importantes que iban a ser como medio de comunicación, impulsada principalmente por Internet. No puedo pensar en otra innovación que sea comparable.

CONSEJOS PARA LOS EMPRESARIOS DE HOY

No estoy seguro de ser quién para dar consejos. La impresión que compartí radica en que se identifiquen los productos, las áreas en las que se desea hacer algo y luego, si tiene sentido, comenzar un nuevo interés. Hoy, muchos empresarios parecen aproximarse a las cosas en sentido opuesto. Ellos deciden que quieren iniciar una nueva empresa y luego empezar a buscar una idea que podrían explotar.

Algunos de ellos resultan ser grandes negocios, ya sabes, como Google. Muchos de ellos resultarán ser una especie de nube de verano que, por un período corto tendrá éxito, pero luego se desplazará hacia otro sitio. Supongo que tendría que aconsejar a los empresarios actuales y futuros, les diría que busquen la manera de consolidar una empresa a largo plazo, más allá de intentar un éxito de futuro inmediato.

CONSEJOS PARA LOS EMPLEADOS DE INTEL

Cuando me preguntan cuál es mi mensaje para los actuales empleados de Intel, les digo que no deben dejar de hacer rodar la bola hacia adelante. Hay una gran cantidad de obstáculos que hay que superar para mantener la tecnología en movimiento a lo largo de la línea, y eso ha sido muy importante para Intel. Deben mantener sus ojos en la pelota y hacerla rodar. Es realmente lo que va a hacer que Intel continúe siendo exitosa. No dejen de empujar. Extiendan el arte en la medida en que se pueda. Se requiere continuamente ampliar las fronteras.

LA IMPORTANCIA DE LA EDUCACIÓN PARA LA TECNOLOGÍA

Creo que el flujo continuo de los ingenieros y científicos bien formados es el alma de una empresa como Intel. Y esto sólo sucede si tenemos a las universidades formando a la gente con las habilidades que necesitamos. Las buenas ideas a menudo provienen de los jóvenes ingenieros y eso va a seguir siendo así, inexorablemente. Ellos son los que suelen mostrarse dispuestos a realizar los saltos reales, que resultan en productos y procesos cualitativamente diferentes.

Aquellos de nosotros que hemos permanecido por mucho tiempo creemos haberlo visto todo. Y es como que perdimos nuestra creatividad. Así que creo que las universidades son una parte muy importante del éxito a largo plazo de la tecnología. Del mismo modo, empresas como Intel son una parte muy importante del éxito continuo de las universidades.

SU MAYOR LOGRO

Es difícil elegir una única cosa de la cual estoy más orgulloso. Quizás, la fundación de Intel fue mi mayor éxito.

LA POPULARIDAD DE LA LEY DE MOORE

Es increíble cómo a menudo me encuentro con una referencia a la Ley de Moore. De hecho, busqué en Google «Ley de Moore» y también «Ley de Murphy», en el mismo buscador. Lo paradójico es que «Moore” le gana a “Murphy”, por lo menos de dos a uno.

Acerca de Intel

Intel (NASDAQ: INTC) es líder mundial en innovación en cómputo. La compañía diseña y construye las tecnologías esenciales que sirven como base para los dispositivos de cómputo del mundo. Como líder en responsabilidad corporativa y en sostenibilidad, Intel también fabrica los primeros microprocesadores “libres de conflicto” del mundo disponibles comercialmente. Informaciones adicionales sobre Intel están disponibles en http://newsroom.intel.com/community/es_lar y blogs.intel.com, y sobre los esfuerzos libres de conflicto de Intel en conflictfree.intel.com.

Siga Intel en Twitter y en Facebook: http://twitter.com/intel_la y http://www.facebook.com/IntelLatinoAmerica 

Intel y el logotipo de Intel son marcas de comercio de Intel Corporation en los Estados Unidos y en otros países.

*Otros nombres y marcas pueden ser propiedad de otros.

Ley de Moore transformó la sociedad a lo largo de 50 años

Intel-ley-de-moore-itusersCómo Gordon Moore ha transformado la sociedad y la economía a lo largo de los 50 años. La Ley de Moore, formulada por el cofundador de Intel en 1965, explica la velocidad de la evolución tecnológica y los profundos cambios en la manera como vivimos.

Lima, Perú, 01 de abril del 2015.— En el año 1962, Los Supersónicos ya preveían la presencia de robots en nuestras vidas. Sus coches ya eran inteligentes, planeaban la ruta y volaban. En 1989, El Dr. Brown y Marty McFly (Volver al Futuro, 1985), también ya vivían un 2015 con comandos de voz, anteojos inteligentes, teleconferencia y control de gestos. Arthur C. Clark ya predecía la utilización de tablets para la lectura de su saga “2001: Odisea del Espacio”; originalmente, el visionario autor le llamó Newspad al dispositivo. En el cine, los personajes lo usaban para actualizarse con el noticiero en vez de leer diarios de papel.

Sociedad – La vida cotidiana más inteligente

Muchos otros inventos de la ciencia ficción se volvieron realidad, porque surgieron de un concepto común: en el futuro, la vida cotidiana es más inteligente. Los cajeros automáticos evitan las filas en los bancos y muchas operaciones ya se pueden hacer vía Internet. Algunos hospitales están equipados con sistemas de datos compartidos de historiales clínicos, lo que facilita y agiliza el análisis y el diagnóstico médico.

Sensores de movimiento activan funciones en computadoras, videojuegos y hasta en Smartphones. Estaciones de servicio saben lo que un conductor necesita; y muchos automóviles equipados con matrículas especiales no necesitan parar en los peajes o en los estacionamientos para efectuar el pago. En Brasil, hasta las elecciones han abandonado las boletas de papel para entrar en la era de la urna electrónica.

Tecnología y Economía evolucionaron juntas

Todas las aplicaciones de inteligencia de la actualidad, desde las puertas automáticas hasta los relojes que monitorean el ritmo cardiaco, respetan una ley creada en 1965 por Gordon Earl Moore afirmando que el número de transistores en un chip duplica en promedio a cada 18 meses, manteniendo el mismo (o menor) costo y el mismo espacio. Con esta ley, el ingeniero norteamericano revolucionó la industria de tecnología.

Pero sería reduccionista tomar su afirmación de forma literal, teniendo en cuenta apenas el número de transistores. El efecto de su ley va más allá: el procesamiento de informaciones por los chips aumenta 100%, es decir, la tecnología se vuelve doblemente más eficaz a cada ‘generación’. Sin embargo, la relación costo es inversamente proporcional: más transistores, más eficacia y menor costo. Y como resultado de cada vez más procesamiento, la industria puede desarrollar nuevos productos y servicios que los consumidores desearán tener”, explica Steve Long, Presidente de Intel para América Latina.

La observación de Moore, publicada por primera vez en un reportaje del 19 de abril en la Electronics Magazine, ha dictado el ritmo de la innovación en la industria de la informática desde entonces. La incapacidad de producir innovación para el mercado consumidor ha resultado en la pérdida de importantes marcas globales, ya que la competencia trabaja para entregar la inteligencia del futuro. En otras palabras, una dinámica económica se ha establecido en la industria, posicionando la innovación como fundamental para la competitividad.

Por ese motivo, un error frecuente es pensar en la Ley de Moore como una aplicación exclusiva del mercado de computadoras. Los procesadores de silicio se aplican a una gran variedad de productos: Smartphones, relojes, anteojos, joyas, prendas de vestir, electrodomésticos, electro electrónico, videojuegos, automóviles y sistemas de seguridad”, señaló Steve Long.

Entre los servicios, el poder de procesamiento está en supermercados, bancos, hospitales, restaurantes, aeropuertos, en la validación del acceso al transporte público, data centers —todo lo que se conecta por medio de computación en nube, del Big Data y todas las demás soluciones para tecnología corporativa que promueven el procesamiento de millones y millones de datos en menos de 1 segundo— y esto es la base de la economía digital de hoy en día.

Como ejercicio, considerando apenas el mundo de las computadoras, con la Ley de Moore podemos afirmar que todo aquello que computa, lo hace mejor con la tecnología de última generación. Una de las primeras súper computadoras de la historia, la Cray-1, de 1976, podía realizar 160 millones de operaciones de puntos flotantes por segundo (flops, por sus siglas en inglés), y tenía 8 megabytes de memoria. “Las computadoras personales más básicas de la actualidad pueden realizar más de 10 operaciones de flops en un segundo y tienen 100 veces más de memoria. Llevó menos de 50 años que las tablets, notebooks, dispositivos 2 en 1, All-in-Ones, NUCs y mini PCs presentasen una eficacia infinitamente superior que las primeras computadoras. Y, seguramente, ya no ocupan una sala entera”, dijo Steve Long, de Intel.

La Ley de Moore también tiene importancia en la vida cotidiana. El primer móvil, por ejemplo, el Dynatec, creado en 1974, tenía 25 cm de largo y 7 cm de ancho. Su peso superaba al de todos los modelos actuales: 794 g. Y la batería duraba apenas 20 minutos. Esa novedad costaba US$ 4 mil. Actualmente, además de ser más leves y más finos, táctiles y más inteligentes, los Smartphones son 10 veces más baratos.

Otro ejemplo: cuando una persona necesita retirar un dinero del banco de forma rápida, está usando poder de procesamiento. El cajero automático es la tecnología en su forma más habitual. En la mayor parte de los países de América Latina, hace cerca de 30 años las operaciones bancarias se hacían exclusivamente en el banco, con la presencia del titular de la cuenta. El primer cajero automático llegó en 1983. Hoy es posible verificar un extracto, pagar diversas cuentas, transferir dinero, pedir préstamos y colocar crédito en los móviles pre-pagos, todo vía Internet.

Tecnología e internet: puntos clave de esta historia  

Internet es un capítulo importante en la historia de la tecnología, y un catalizador fundamental de la Ley de Moore. Hace 15 años, pocas personas y compañías en toda Latinoamérica tenían acceso en casa. Actualmente, el acceso está generalizado no solo en puntos determinados, sino también en dispositivos móviles —la movilidad ha proporcionado que las personas estén conectadas e informadas a todo el tiempo desde cualquier lugar.

La era de la información generó una demanda creciente por equipos conectados a Internet y, de forma integrada, servicios que facilitan el día a día, desde la comunicación básica hasta la gestión de compromisos profesionales o personales y el entretenimiento. Tantas conexiones alimentan la nueva tendencia que es la Internet de las Cosas.

Son muchos avances sociales basados en el incremento de los canales de comunicación, acceso más económico o gratuito para comunidades alrededor de todo el mundo.

El Futuro

En 2019, 11.500 millones de cosas estarán conectadas a la red, según el estudio de Cisco® Visual Networking Index™. Actualmente hay un poco más de 3.000 millones de habitantes con acceso a Internet en el mundo. Es decir, las proyecciones apuntan hacia un futuro breve en el que el número de conexiones con Internet será aún mayor que el número de personas vivas. Esto significa que las personas están conectadas cada vez más desde más lugares, desde los equipos personales más clásicos y hasta los “wearables”, dispositivos que se pueden vestir. Estos últimos son lo más reciente en el mundo de la tecnología.

Moore no podía asegurar que su observación estaría vigente por mucho tiempo. Pero, hace 50 años, la Ley de Moore era un principio del liderazgo en la industria, de la eficacia en los negocios y, aunque la mayoría de las personas nunca haya visto un procesador, continúa creando lo increíble.

Acerca de Intel

Intel (NASDAQ: INTC) es líder mundial en innovación en cómputo. La compañía diseña y construye las tecnologías esenciales que sirven como base para los dispositivos de cómputo del mundo. Como líder en responsabilidad corporativa y en sostenibilidad, Intel también fabrica los primeros microprocesadores “libres de conflicto” del mundo disponibles comercialmente. Informaciones adicionales sobre Intel están disponibles en newsroom.intel.com y blogs.intel.com, y sobre los esfuerzos libres de conflicto de Intel en conflictfree.intel.com.

Un gran volumen de datos también es una oportunidad de negocio

Por: Phillip Russom, Director de Investigación en The Data Warehouse Institute

Lima, 28 de agosto del 2012.— El Big Data antes era considerado un problema técnico; sin embargo, ahora es visto como una oportunidad de negocios. En la década del 2000, el volumen de datos comenzó a aumentar, las tecnologías de almacenamiento y los CPU se vieron desbordados. Entonces, la Ley de Moore, una vez más nos alejó de la derrota, se desarrollaron computadoras con mayor capacidad de almacenamiento, velocidad e inteligencia, al tiempo que, los precios disminuían.

Las empresas pasaron de no ser capaces de gestionar su gran cantidad de datos a trabajar en la obtención y análisis. Hoy en día, están explorando el Big Data para descubrir nuevas oportunidades en sus negocios.

The Data Warehouse Institute (TDWI) realizó un estudio basado en las prácticas de más de 300 profesionales de TI, consultores, patrocinadores y usuarios, acerca del uso y análisis que le dan al Big Data. La mayoría de los encuestados (70%) consideró al Big Data como una oportunidad de negocio. Muchos de ellos utilizan análisis avanzados de datos (74%) y un tercio trabaja con análisis de Big Data (34%) .

Definición del análisis de Big Data

Big Data y el análisis avanzado de datos no son nuevos, pero en su combinación radica su éxito. La última novedad en la práctica del Business Intelligence (BI) y la tendencia número uno que están adoptando los miembros de TDWI en lo relacionado al análisis de Big Data tiene que ver con dos cosas:

  • Big Data pronto se medirá en petabytes no terabytes.
  • Formas avanzadas de análisis aplicadas a los datos.

Muchas organizaciones manejan grandes volúmenes de datos pero recientemente han comenzado a explorarlos usando análisis Big Data. Para ver algo que nunca antes hayan visto, las organizaciones pueden aprovechar los datos no utilizados anteriormente para la inteligencia o el análisis, la exploración de los detalles granulares de negocios, las operaciones y las interacciones de los clientes que rara vez encuentran su camino en un almacén de datos o en un informe estándar. Algunos de estos datos podrían ser ajenos a muchas organizaciones, procedentes de los sensores, dispositivos de terceros, aplicaciones web o redes sociales que generan una devolución incesante en tiempo real. Todo esto junto representa al Big Data que no se trata sólo a volúmenes de datos enormes, sino que también cuenta con una extraordinaria diversidad de tipos de datos, entregados a diferentes velocidades y frecuencias.

Utilizando el análisis avanzado —también llamados análisis exploratorios— las organizaciones pueden estudiar los grandes vólumenes de datos para entender el estado actual de su negocio y realizar un seguimiento de los aspectos todavía en evolución por ejemplo, el comportamiento de los clientes. También pueden descubrir los problemas que hay que solucionar, las razones de pérdida de clientes, evaluar la presión competitiva y las oportunidades que aprovechan los méritos, incluida nuevos segmentos de clientes y potenciales compradores.

Big Data es un activo de la empresa con el poder para obtener información procesable. Desde un punto de vista tecnológico, las herramientas analíticas actuales y las bases de datos pueden manejarlo mejor que nunca, ya que ofrecen grandes muestras estadísticas y una mejora en los resultados analíticos.

Evaluar las condiciones

Muchas organizaciones están tratando de saber cómo y por dónde empezar; es imposible extraer y procesar todos los datos importantes a la vez.  Encontrar un lugar es la clave, es decir, empezar por un subconjunto de datos que permitan generar algún tipo de retorno para la empresa.

Para muchas empresas, especialmente aquellas con presencia en el comercio electrónico, la Web Data es un buen lugar para empezar. El análisis de los datos de navegación permite ver cómo la gente se mueve a través de un sitio web. Para los sitios de comercio electrónico, esta información puede decir mucho acerca de la eficacia que el sitio tiene al momento de vender o no. Otro punto importante en este tipo de sitios es evaluar el carrito de compras de los usuarios, esto puede revelar mucho acerca de la comercialización, lo que se vende bien y lo que estuvo a punto de vender con carritos de compras abandonados.

En contraste, la industria manufacturera genera grandes volúmenes de datos que proceden de fuentes distintas a internet que también pueden proporcionar información acerca de la eficiencia en el taller, la calidad o el control de proveedores específicos. La clasificación a través de todos los datos podría ser de enormes proporciones, por lo que buscar algo específico es un buen punto de partida, como por ejemplo, el tiempo de inactividad o los datos de control de calidad.

Visualizar el futuro

La evolución en el análisis en Big Data se moverá al mismo tiempo que los usuarios y las tecnologías maduren. Según la encuesta realizada por TDWI, el área de mayor crecimiento para el análisis de datos es: la visualización avanzada de datos, el uso de animaciones y visualizaciones de datos para la vida cotidiana.  Muchos casinos utilizan la técnica para ver cómo se invierte el dinero a través de sus plantas de juego, en lugar de utilizar gráficos estáticos o gráficos circulares. Otra tendencia en el análisis de datos incluye una serie de paneles que miden índices de crecimiento en tiempo real, mensajería de texto, bases de datos en memoria y el cloud.

En los últimos años hubo un cambio real en la forma de pensar que tienen las empresas sobre los datos, ahora lo ven como un recurso valioso. Hay una actitud cada vez más marcada en las organizaciones que necesitan utilizar la información para crear productos basados en datos, sólo que ahora pueden hacerlo más detalladamente y con mayor valor estadístico. El análisis en Big Data llegó para quedarse y para brindar la posibilidad de transformar un problema técnico en una oportunidad real de negocio.

Acerca del autor

Philip Russom es director de investigación para la gestión de datos en TDWI. Ha publicado más de 500 informes de investigación, artículos de revistas, columnas de opinión, discursos, seminarios web, y acerca de Data Warehousing y Business Intelligence.